Vivir con asma: Luchar contra los ácaros

Uno de los principales disparadores del asma es la presencia de ácaros en el hogar, y, sobre todo, en la habitación del paciente asmático. Estos microorganismos son «primos» de los arácnidos, pero, a diferencia de las arañas, miden muchos menos (de 0,2 a 0,4 milímetros) lo que los hace invisibles al ojo humano. Es así que estos se reproducen principalmente en las habitaciones, sin que los podamos detectar, hasta alcanzar millones (se estima que un gramo de polvo puede contener entre 2,000 y 10,000 ácaros). Los ácaros se reproducen a mayor velocidad ante una humedad entre 60% y 85% y entre 20 y 30 grados de temperatura.

Recordemos que la humedad relativa en la mayoría de ciudades de la costa Peruana es superior a 80%, lo que genera un ambiente muy favorable para el desarrollo del acaro.

Vea esta muy interesante animación de los ácaros en una cama, alimentandose de los resto de piel humana:

La presencia de los ácaros, y, más específicamente de sus restos, es causa frecuente e importante de alergias que disparan los síntomas del asma, así como de otras reacciones alérgicas (eczema, rinitis, etc.). Además, al presentarse un cuadro de alergia a los ácaros, el cuerpo humano se puede volver sensible a otros elementos alérgenos y desarrollar nuevas alergias. Es importante resaltar que una habitación puede ser limpiada de modo tradicional, sin lograr casi nada en términos de eliminar sus ácaros. Siguiendo algunos consejos y pautas, sin embargo, podemos tener un gran éxito en la lucha contra estos organismos y reducir los síntomas del asma:

  1. Fumigación/acaricidas:
    • Se recomienda realice una fumigación de la habitación una o dos veces al año. Verifique que los químicos que se utilizaran tienen efecto sobre los huevos y larvas de los ácaros. Siga cuidadosamente las instrucciones de la empresa de fumigación.
    • En caso la fumigación no fuese posible puede Ud. aplicar un acaricida en colchón y alfombras principalmente. Verifique lo antes indicado. Nunca permita que el asmático realice la aplicación. Utilice mascaras que cubran nariz y boca.
    • Lave de manera profesional su colchón, en caso no le fuese posible realizar una fumigación general. Verifique que el lavado incluya productos acaricidas. Aquí encontrará 3 empresas que ofrecen este servicio (atención: controlasma no las avala o recomienda. Solo presentamos su referencia para que Ud. se informe con ellos):Doctor Ranger , Limpioya , Servicios Home
  1. Medidas contra el polvo:
    • Ventilar la habitación diariamente.
    • Aspirar la habitación con la mayor frecuencia posible. Es preferible el uso de una aspiradora con filtro HEPA o de agua para evitar que el polvo y ácaros regresen expulsados a la habitación. El aspirado debe ser profundo, dedicándole alrededor de 30 minutos.
    • Luego del aspirado, cambio de ropa de cama y ventilado, utilice un purificador de aire con filtro HEPA.
    • Colocar la ropa en armarios cerrados.
    • Evite cortinas, repisas, estanterías, libros, peluches, etc. En ellos suele acumularse polvo.
    • Un dia al mes ponga los peluches dentro de una bolsa y dentro del congelador.
    • Utilice trapos húmedos para limpiar muebles y superficies de manera frecuente.
    • Haga el sacudido de la ropa de cama, alfombras y otros preferentemente fuera de la habitación (así no se dispersa el polvo de nuevo en la habitación)
    • Evite el plumero; Este solo mueve el polvo hacia al aire.
  1. Cuidado de la cama:
    • Cambiar y lavar las sábanas cada semana. El lavado debe hacerse aproximadamente a 60 grados.
    • Lavar cada mes como mínimo los cojines, edredones y mantas a la temperatura más alta posible.
    • Deben elegirse almohadas y edredones de material sintético con el fin de evitar las plumas, donde hay riesgo de encontrar ácaros.
    • Si tiene camas tipo camarote trate de cambiarlos por camas regulares a fin de evitar la caída de ácaros sobre la cama inferior.
    • Cubra su colchón, almohadas, edredones, colchas etc. con fundas anti-ácaros.

4.   Medidas ambientales: Utilice un deshumedecedor en la habitación. Cierre la habitación y enciéndalo una o dos horas antes de la hora de dormir. Fije la humedad objetivo en 50%-60%. Evite temperaturas mayores a los 20 grados centígrados. Ventile y considere el uso de ventiladores o aire acondicionado (confirme con su doctor si el uso del aire acondicionado es correcto para Ud. puesto que esté podría causar otros problemas).

 

Be Sociable, Share!